martes, 3 de abril de 2018

Guerra comercial entre EE.UU. y China

Algunos de los estados donde más igualados estan los políticos republicanos y sus oponentes demócratas es en el llamado Rust Belt (Cinturón Industrial, o literalmente Cinturón del Óxido por su estado en decadencia), la zona estadounidense en torno a los grandes lagos que se desindustrializó a partir de los 80 cuando mucha de esta producción se desplazó a los países asiáticos, sumiendo la zona en la ruina económica y el éxodo demográfico, el máximo exponente siendo Detroit, la ciudad del motor, que es hoy día una ciudad con grandes áreas abandonadas.


By Curved Bracket - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=62648850
Algunos de estos estados fueron además swing states o estados bisagra, es decir, estados donde ambos grandes partidos no dominan, por lo que una buena o mala campaña les puede hacer ganar o perder el estado en las elecciones. Y esto es vital en una república como EE.UU., ya que no gana las elecciones el que tenga mas votantes individuales, sino el que controla más estados.

Donald Trump se presentó, estratégicamente, como salvador del empleo manufacturero en EE.UU., lo que le dió sorpresivamente la victoria en los estados bisagra del Rust Belt y junto con algunos otros estados, la presidencia de Estados Unidos. No siendo un político sino un hombre de negocios, parte de su filosofía de negocio consiste en cumplir promesas para que sus clientes sigan confiando en él, y parece que al menos está intentando dar la impresión de que va a defender o incluso traer de vuelta parte del empleo manufacturero a EE.UU.

Esto empezó con las presiones a empresas para que no se fuesen a otros países al principio de su mandato, o incluso para que trajesen lineas de producción de vuelta. Ahora está presionando a Amazon por erosionar el sector de la venta minorista, y también a la Unión Europea y China por tener una balanza comercial negativa para EE.UU.

A los aranceles a acero y aluminio por parte de EE.UU., la UE y China responden con sus propios aranceles, el último hace unos días a la carne y fruta procedentes de america.

El resultado son bajones de bolsa ocasionales ante la incertidumbre por lo que estas medidas puedan provocar. Y más aún en las empresas afectadas.

Probablemente, económicamente no sea eficiente, y la incertidumbre es evidentemente mala para la bolsa, ya vimos el 2% de caída ayer cuando los Chinos anunciaron sus medidas; pero estas medidas políticas son populares, y si consiguiese un buen acuerdo económico, aún mas.
Personalmente, no creo que Trump vaya a parar hasta alcanzar un acuerdo comercial que él pueda vender como una victoria a sus votantes, después del revés que está sufriendo al no poder erigir el muro fronterizo con México, así que aunque no espero una escalada de aranceles, asumo que puede haber más intercambio de disparos comerciales hasta que lleguen al, a mi entender, inevitable acuerdo.

3 comentarios:

  1. Muy buen artículo, amigo IB.

    Hillary era una pésima candidata; por eso, hubo tantos candidatos republicanos en las primarias y por eso el 'aparato' del Partido Demócrata tuvo que manipular sus primarias para que ella las ganase. Trump ganó las elecciones porque supo captar votantes (por ejemplo, su compromiso de nombrar magistrados del Supremo pro-vida y contrarios a la 'interpretación alternativa del derecho') y entre ellos las clases populares de esos estados que has señalado, en torno a los Grandes Lagos, que votaban a los demócratas desde el final de Reagan.

    Estoy convencido de que Trump busca un acuerdo con China, como ya lo ha conseguido con Corea del Norte. Pero también hay que tener en cuenta que la China comunista (donde no hay derecho laboral ni respeto a la propiedad industrial e intelectual) ha destrozado la industria en Europa y Norteamérica; y Amazon (empresa super-subvencionada en EEUU) se está cargando el pequeño comercio en Europa y los centros comerciales en EEUU. Los europeos estamos siendo unos bobos, convirtiendo nuestros países en museos y parques de recreo para chinos y árabes.

    Como dices, en los próximos meses habrá turbulencias en las bolsas a medida que se agite la guerra comercial. Aprovechémosla. ¡A ver cuándo suben mis Acerinox, que tiene una acerera en Kentucky!

    Pedrolas B

    ResponderEliminar
  2. Un placer saber que todavía estáis por ahí.

    ResponderEliminar

¿DONDE ESTAMOS 2018?

¿DONDE ESTAMOS  2018?
MI VECINO DICE