domingo, 21 de diciembre de 2014

DEFLACIÓN



La pregunta que yo os hago es ¿porqué?


Aquí teneis el gráfico del petróleo. Creo que no hace falta analizarlo. Parece que marcó un pequeño soporte, si lo rompe veremos precios muy por debajo de los actuales.


El vídeo de esta semana es este otro:





¿Qué ocurre si entramos en deflación en España?. Tener dinero en
metálico, en bolsa, en materias primas, oro, inmobiliario. Todo depende de nuestra cartera.

En general  los gestores de los Bancos Centrales prefieren un poco de inflación, pero si tú tienes unos ingresos vía dividendos del 5% sobre tu inversión, hay que restar el efecto de ese aumento de precios.

Pero si hay una deflación del 2%, que ya sería mucho, habría que sumarlo a ese 5% con lo que a efectos prácticos tendríamos una rentabilidad del 7%. Son datos teóricos, porque en ese entorno, las empresas si no están muy internacionalizadas sufrirían tambien en sus cuentas.

Ocurra lo que ocurra yo siempre prefiero un poco de inflación.

11 comentarios:

  1. Sobre asunto petróleo sabéis que yo estoy invirtiendo en acciones relacionadas con el mismo, como describo en mi blog, en caso de que siga bajando seguiremos teniendo mejores cotizaciones y una oportunidad histórica de entrar en magníficas empresas a cotizaciones fantásticas

    Tema de inflación siempre tenemos que elegir inflación controlada nunca deflación, toda inflación controlada y sana es síntoma de crecimiento

    ResponderEliminar
  2. Totalmente deacuerdo, un poco de inflacción no es mala, deflacción NUNCA...que se lo cuenten a los alemanes lo que significa esa palabra, por eso le tienen tanto pánico a caer en deflacción.
    Con respecto al petroleo, ni iba a subir indefinidamente tanto como se pensaba, ni va a caer a 20$ como he leído en algunos foros y prensa económica. Esto es una guerra de precios entre varias potencias, y terminará cuando se den cuenta que todos estan sufriendo (unos mas que otros claro está). Con Venezuela haciendo "aguas" y su amigo de Cuba huyendo de la quema, Putin pisado económicamente, China desacelerada, Paises Árabes muy cómodos con los precios actuales, y EEUU que tiene petróleo para rellenar la luna....este es el panorama,,,y alfinal que?, pues pienso yo que se pondrán deacuerdo porque les interesa a todos, eso sí, primero van a humillar a algún prepotente jefe de estado o dictador.

    1 saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, yo creo que a lo que tienen pánico los alemanes es a la hiperinflación, por el infausto antecedente durante la república de Weimar, que propició el auge del partido nacional socialista (nazi).

      Eliminar
  3. Lo mejor es la inflación moderada.

    En cuanto al tema del petroleo, espero acumular liquidez en estos meses para poder cargar cuando se vuelvan a ver buenos precios en estas empresas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días.
    Pues yo voy a disentir respecto a preferir la inflación a la deflación.
    La variación de los precios (en uno u otro sentido) es sólo un síntoma de la salud de la economía; vendría a ser como la fiebre. Lo importante es lo que provoca ese síntoma y naturalmente la virulencia o intensidad con la que se manifiesta.
    La inflación reduce el valor de las deudas, mientras que la deflación aumenta el poder adquisitivo del dinero ya existente.
    Todo aumento de la masa monetaria, del dinero en circulación, que no esté respaldado por un aumento similar de los bienes y servicios producidos, es una inflación que erosiona el poder de compra y de ahorro de los individuos.
    Dada la natural tendencia al despilfarro y aumento de la deuda de los gobiernos, ellos son los primeros interesados en que exista inflación, y demonizar de paso a la deflación, de forma que el peso de la deuda actual se disuelva en la misma proporción en la que aumenta la inflación. (Naturalmente, ya se encargan de aumentar aún más la deuda, con lo que de todas formas su carga sigue creciendo).
    Y si alguien está tentado de mencionar el caso de Japón, pues es precisamente el ejemplo perfecto para ver que las políticas de estímulo basadas en gasto público y el intento de crear inflación de forma artificial, no funcionan. Especialmente si se parte de un nivel de deuda ya muy alto y con una población que tiende a la baja y al envejecimiento.
    ¿Alguien más ve alguna similitud con el caso de España? Desde luego, dado que no somos una potencia tecnológica y el sentido de la responsabilidad y el esfuerzo no parecen estar tan enraizados en nuestra forma de ser como en la sociedad nipona, creo que nos queda devaluación interna para rato (en el mejor de los casos).
    Sin irnos tan lejos, también tenemos el caso de Grecia como ejemplo a evitar, pero eso sí, fijándonos muy bien a ver si por una vez escarmentamos en cabeza ajena. Allí gobierna una coalición equivalente a nuestros PP-PSOE y podría ganar Syriza. ¿A que resulta escalofriantemente familiar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo con lo que comentas. Un poco de deflacción no es solo buena sino que es el ideal. Para un empresario no es necesario cobrar por los bienes producidos mas de lo que le costó, sino que el poder adquisitivo del dinero conseguido con la venta sea superior al del dinero invertido en la fabricación. Además en un entorno deflaccionista pueda con mas facilidad ajustar costes y por consiguiente ganar mas. Sin embargo para el político la deflacción le obliga a gestionar escrupulosamente los dineros obtenidos con los impuestos y no le sirve endeudarse dado que va a tener que pagar la deuda con dinero con mayor valor que el que consiga endeudándose. Es es la causa de la psicosis antideflacionaria que nos inunda y que hay que desenmascarar.

      Eliminar
    2. Buen razonamiento.
      Yo estoy totalmente invertido en bolsa, por lo que dada la mayor facilidad de las grandes empresas para absorber los efectos negativos de la inflación en sus cuentas vía aumento de los precios de los bienes y servicios que ellas facilitan, me vería menos perjudicado que todos los demás que dependen en exclusiva de su sueldo.
      Pero es que yo lo que quiero es mejorar mi posición económica en base a aumentar mi poder adquisitivo real, no porque me empobrezca menos que el resto de mis paisanos.

      Eliminar
  5. Chapo, Roberto. Los mas interesados, por no decir los unicos en que haya infracion son los gobiernos que no saben administrar sin crear deuda, en definitiva, malos administradores que quieren que sus errores, deuda, se dristribuya y asi hacernos creer que lo buenos que son. Mal administrador es aquel que para poder resolver los problemas sube los impuestos y apela a la inflacion. Creo sinceramente que nos podriamos ahorrar mucho dinero si pusieramos a cualquiera de nuestras queridas madres o abuelas a llevar las finanzas del pais.

    Roberto, lo puede decir mas alto, pero no mas claro. Enorabuena.

    Saludos, Vicent

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, por la parte que me toca, que no es sino básicamente tratar de exponer lo aprendido en otras páginas de información/opinión, especialmente los artículos de economía escritos por Arturo Taibo en "desdeelexilio.com". Particularmente recomendables son (desde mi punto de vista, como todo lo que escribo) las entradas "Comprendiendo la economía", un libro por capítulos del que estoy tentado a hacer un "copia y pega" para guardar en un fichero como un pequeño tesoro.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Gracias por el enlace, Roberto. Realmente interesante tu comentario.

      Un saludo

      Deckard

      Eliminar
  6. Tengan en mente esta frase que saque de un artículo de Nicolás de mg valores que resume este asunto que tratamos:
    Segun el psicólogo Alex Capriles, "estamos psicológicamente inflados cuando el ego pierde la capacidad crítica para demarcar los límites entre sus capacidades y sus limitaciones. En la depresión, por el contrario, la persona no tiene energía, queda como paralizada y se siente desmotivada y débil. La depresión, sin embargo, puede ser un signo de salud psicológica. Implica transformaciones interiores. Es, de hecho, un proceso necesario para limitar la hybris y la desmesura del ego. El comienzo de una depresión es el signo de que el desarrollo previo había excedido su tamaño normal, había perdido contacto con sus límites naturales"

    Esta situación plantea el riesgo de que los agentes económicos asuman unas expectativas de inflación muy baja en el futuro, lo que puede ser un desincentivador importante de las decisiones de consumo e inversión. Corremos el riesgo, en definitiva, de entrar en una situación "irracional" de expectativas depresivas que ya no serían parte del necesario proceso de ajuste de la economía, sino más bien un comportamiento patológico que nos llevaría a una década perdida, ni más ni menos

    Saludos a todos

    ResponderEliminar

¿DONDE ESTAMOS 2016?

¿DONDE ESTAMOS  2016?
CREO QUE "EN LA TELE DICEN..."